5
Jun
2015

Nº 30 Caminos entre las Constelaciones

Caminos entre las Constelaciones

El cielo por la noche, si estamos en un lugar bien oscuro apartado de luces urbanas y no hay luna, se nos presenta como un conglomerado de puntos luminosos en el que parece imposible orientarse. Esta debe ser la primera lección para quien quiera adentrarse en el terreno de la Astronomía: reconocer en la bóveda celeste las principales estrellas y constelaciones.

Nuestro recorrido comenzará localizando algunas estrellas y constelaciones que destacan claramente y que son fáciles de situar, del mismo modo que cuando estudiamos el plano de una ciudad desconocida hacemos el esfuerzo de retener algunos puntos (plazas, calles, edificios) relevantes que nos sirvan luego para orientarnos en su visita. A partir de esas referencias iremos en busca de otras menos llamativas trazando imaginariamente calles (rectas o curvas) en el cielo que nos lleven sin pérdida a identificar nuevas estrellas y constelaciones. Aquí damos las indicaciones que a nosotros nos han resultado más útiles y nos parecen más eficaces, pero con la práctica cada observador puede encontrar otras que le resulten más claras; si lee otros textos seguramente hallará diferentes versiones; es asunto de cada uno retener las referencias que le parezcan mejores.

Aunque cada civilización, cada cultura, cada tribu organizó el cielo conforme a sus experiencias y leyendas locales, la Unión Astronómica Internacional fijó en 1925 el nombre y la disposición de las constelaciones ‘oficiales’ que son las que iremos describiendo.

Hay estrellas muy brillantes y otras que lo son menos, así que las calificamos por categorías: las más brillantes son de 1ª magnitud, las siguientes de 2ª, y así hasta las más tenues que se pueden percibir a simple vista (6ª magnitud). Hay unas pocas extraordinariamente brillantes que se sitúan en magnitud 0 o incluso magnitud -1. En esta publicación, en el mapa mudo y en el celeste solo aparecen las estrellas hasta la magnitud 4 y el código utilizado para representarlas consiste en estrellas de cinco puntas para las magnitudes 0, 1 y 2 y pequeños círculos para las de magnitud 3 y 4, tal y como se indica en la leyenda. En el resto de los otros mapas, obtenidos del programa Stellarium, todas las estrellas aparecen como círculos, más grandes cuanto más brillantes sean.

Descárgate en PDF la publicación N 30 “Caminos entre las Constelaciones”

Descargar