La Revista Nadir es exclusiva para socios quedando liberada para el resto de usuarios cada dos años.
Hemos oído muchas veces que la Luna tiene dos caras: una que está siempre dirigida hacia la Tierra, la cara visible, y la otra, la cara oculta, que se encuentra en la zona opuesta y que por tanto nunca la vemos. Es algo que nuestro alumnado normalmente ya sabe.

Eso es correcto en términos generales, pero no es totalmente exacto porque hay zonas que se ven en ciertas ocasiones pero no en otras, como si la Luna se ladeara ligeramente para mostrarnos algo más. Y esto ocurre por las llamadas libraciones: ligeras oscilaciones del satélite respecto a nuestra posición, debidas a su movimiento alrededor de la Tierra que no es uniforme y a la inclinación de su eje, gracias a las cuales desde la aquí podemos ver en total un 59% de la superficie lunar entre unas y otras observaciones, y no solo el teórico 50%.