5
May
2011

Nº 22 Astronomía en el Gimnasio

Astronomía en el Gimnasio

En 1609 Galileo Galilei miró por primera vez al cielo con un telescopio. Seguramente se impresionó. De pequeña, sin telescopio, miraba las estrellas y soñaba. Me encantaba llevar hilos imaginarios y unir unas con otras para inventar formas. Mi padre me explicaba algunas constelaciones. Recuerdo la Osa Mayor y la Menor. Entusiasmada le escuchaba la historia de Callisto, Zeus y su hijo Arcas. Me explicó que la Estrella Polar sirve para orientarnos.

Aún ahora, con bastantes más años, sigo mirando al cielo y en las noches estrelladas me asombro. ¿Qué misterios esconde tanta belleza?.

Ayla, protagonista de Los Hijos de la Tierra, de Jean M. Auel, en la novela El Valle de los Caballos, se pasaba las tardes fuera, en el saliente, observando la caída del Sol detrás del confín de la Tierra con apenas una niebla de polvo brillando con tonos rojizos, en vez de una gloriosa exhibición de color sobre nubes cargadas de agua. Cuando titilaban las estrellas, llenaban la oscuridad de tal manera que el cielo parecía agrietado y agujereado por su gran número.

Cuando empecé a dar clases de Educación Física quería trabajar con mis alumnos de una forma diferente a la que marcan los libros. Estaba convencida de que la ciencia no está lejos de la Educación Física y comencé a preparar proyectos, algunos relacionados con la Astronomía. Así surgieron dos de ellos: Las constelaciones, realizado con mi buena amiga y compañera de trabajo María Jesús Roldán Mariscal y Astronomía y Educación Física, un trabajo muy interesante realizado con los alumnos del Tercer Ciclo de Primaria (10-12 años), en la escuela rural.

Este libro será el reflejo en papel de estos dos trabajos realizados con las TIC (Tecnologías de la Información y de la Comunicación) y experimentados en el área de Educación Física.

Descárgate en PDF la publicación N 22 «Astronomía en el Gimnasio»

Descargar