Es una verdad de Perogrullo que para obtener una buena interpretación de la realidad, es necesario que trabajen juntas la máxima cantidad de disciplinas. En este sentido, a menudo se dice que la Astronomía es la ciencia que muestra de forma más clara esta necesidad.

Para comprender, por ejemplo: ¿Desde cuándo sabemos que esos enormes y pequeños círculos que observamos desde el siglo XVII en todas las superficies sólidas de los astros que la humanidad ha podido fotografiar son debidos al choque con otros cuerpos? ¿Cuáles son los procesos que tienen lugar en estos choques? ¿Qué implicaciones han tenido y pueden tener para la humanidad tales fenómenos? Para responder a estas y otras muchas preguntas que se nos ocurren al pensar en este asunto, debemos poner a trabajar a la Astronomía, a la Física, a la Química, a la Geología, etc….

Autor: J. Xavier Franch Peñas