En todos los ámbitos del conocimiento, en la divulgación y en la enseñanza, en ocasiones se producen errores de base, se parte de ideas previas erróneas pero muy difundidas, falsas creencias, incluso leyendas urbanas que son aceptadas por la mayoría de la gente sin plantearse su veracidad. Algunos, como verdaderos bulos, se expanden de manera generalizada.

En la Astronomía también ocurre. En este ámbito puede ser incluso más fácil su difusión porque habitualmente la comprobación no está al alcance de quien lo escucha. Los astros y su mundo es algo muy lejano y en ocasiones hay aspectos que solo una persona experta o utilizando metodologías muy técnicas se podrían detectar.

Sin embargo también hay algún caso de muy fácil comprobación de un error que se mantiene porque lo hemos oído tantas veces que lo damos por cierto sin plantearnos la necesidad de una verificación.

Autor: Esteban Esteban Peñalba