La historia de las lentes gravitacionales empezó en 1915 con los trabajos de Einstein sobre la teoría de la relatividad general. En mismo Einstein propuso tres pruebas empíricas para verificar la nueva teoría. La más famosa fue la desviación de la luz de las estrellas rozando el limbo del Sol. La teoría newtoniana clásica predice que la luz se desvía una cierta cantidad debido al campo gravitacional solar, pero Einstein escribió: la mitad de esta desviación es producida por el campo newtoniano de la atracción del Sol, y la otra mitad por la modificación geométrica (la curvatura) del espacio causado por el Sol (*). Durante el eclipse solar de 1919, Eddintong confirmó la predicción de Einstein.

En 1936 Einstein publicó otra vez un cálculo corto sobre el tema que muestra que si dos estrellas a distancias diferentes estuvieran exactamente coincidentes en el cielo, la imagen de la más lejana formaría un anillo.

Autor: Rosa M. Ros
Queda prohibida cualquier difusión de estas imágenes por cualquier red social, web, plataforma o sistema de mensajería, siendo responsable aquella persona que haga difusión o redifusión de dicho contenido y ateniéndose a las consecuencias legales especificadas en la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales.