Saber comunicar y enseñar ciencia no es sencillo; cualquiera que haya cursado estudios universitarios en una carrera científica lo sabe bien. Pero, una vez que vas aprendiendo, desarrollando y poniendo en práctica las diversas estrategias de comunicación, vas disfrutando más del proceso y, en consecuencia, eres consciente de toda la ciencia que estás aprendiendo por el mero hecho de comunicarla.

La divulgación científica siempre me ha parecido una forma excelente de aprender divirtiéndote. Para ello se necesita un largo y exigente proceso de búsqueda, selección, criba, aprendizaje, reflexión y ‘digestión’ de todo el diverso material que utilizas para poder llevar a cabo la labor divulgativa y de comunicación. Las dos experiencias de divulgación científica que aquí traemos surgieron casi sin proponérselo y de una forma gradual. En charlas distendidas con amigos salía de vez en cuando la necesidad de crear en nuestro país una especie de festival científico dedicado a la exploración espacial y destinado a todos los públicos.

Queda prohibida cualquier difusión de estas imágenes por cualquier red social, web, plataforma o sistema de mensajería, siendo responsable aquella persona que haga difusión o redifusión de dicho contenido y ateniéndose a las consecuencias legales especificadas en la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales.