Los fenómenos de refracción atmosférica que ocurren a la salida y a la puesta del Sol pueden ofrecer magníficas oportunidades de introducir contenidos de astronomía en la enseñanza de la óptica, oportunidades que no deberían desdeñarse cuando la enseñanza de la astronomía está tan relegada. El provecho posible es máximo si se plantea la enseñanza de la óptica como búsqueda de respuestas al problema general “en qué consiste ver”.

Ese planteamiento viene ventajas para el aprendizaje de la óptica y para el de la astronomía. Por un lado, los fenómenos de refracción y de formación de imágenes se estudian en un contexto estimulante para los alumnos; por otro, relacionar los procesos de salida y puesta del Sol con “lo que se va viendo” mientras duran es muy útil para clarificar el significado de términos astronómicos como altura real y altura aparente del Sol, orto y ocaso, horizonte astronómico y horizonte geométrico.

Queda prohibida cualquier difusión de estas imágenes por cualquier red social, web, plataforma o sistema de mensajería, siendo responsable aquella persona que haga difusión o redifusión de dicho contenido y ateniéndose a las consecuencias legales especificadas en la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales.