Todos los institutos y escuelas tienen un patio. El patio no es sólo un punto de recreo, es también un laboratorio: es un lugar que ofrece la posibilidad de llevar a cabo en él actividades prácticas de astronomía. Puesto que toda escuela o instituto dispone de uno, vamos a proponer una actividad que permita comprender los movimientos del Sol y de la Luna sobre el horizonte de este patio.

Para que nuestros alumnos no tengan problemas en relacionar los contenidos abstractos de la astronomía de posición (meridiano del lugar, ecuador, eclíptica) durante la observación, vamos a manejar dos modelos. Uno con la representación de la Tierra, el Sol y la Luna vistos desde fuera, y otro visto desde la superficie de la Tierra, es más, desde nuestro horizonte en concreto.

Después de manejar ambos modelos los alumnos adquieren seguridad y evitan los típicos errores de buscar los planetas fuera de la zona zodiacal, como por ejemplo intentar localizarlos cerca de la Polar.

Autores: Montserrat Perellada, Rosa M. Ros y Carles Schnabel